Xpert Access

×

Ingresa tus datos


Forgot your username?


Forgot your password?

×

Registrate! Es gratis!

Universal AJAX Live Search

La serigrafía – Antecedentes e inicios históricos

El ser humano desde que es un ente social ha tenido la necesidad de comunicarse, al inicio con sonidos guturales y señas, los cuales evolucionaron a palabras y un complejo sistema lingüístico conforme se fue desarrollando, posteriormente dejando marcas en su entorno con la ayuda de diversas herramientas y materiales, las más antiguas las pinturas rupestres pasando por las marcas cuneiformes de la antigua Mesopotamia hasta llegar a desarrollar complejos códigos gráficos, como la escritura jeroglífica en Egipto o el alfabeto Fenicio que han dado paso a la transmisión del conocimiento con el paso de los siglos.

La Serigrafía

Como parte de esta necesidad de comunicación también está la de dejar testimonio, ya sea de conocimientos prácticos, de experiencias, de tradiciones, el hombre ha innovado y desarrollado sistemas con los cuales se ha podido transmitir la misma información a grandes cantidades de personas. Uno de los más antiguos sistemas de reproducción de los que hay vestigios es el estarcido (también conocido como esténcil), el cual consiste básicamente en recortar un dibujo en una plantilla y aplicar pintura a través de esta. Las complicaciones con esta técnica se dan al tener la necesidad de reproducir dibujos más complejos teniendo que vincular áreas aisladas, esto se puede resolver uniendo las diferentes áreas con puentes, algo que hace el proceso muy laborioso y poco idóneo cuando se trata de ahorrar tiempo al masificar el mensaje.

La Serigrafía imagen 2

Las milenarias culturas orientales han sido parte aguas al aportar conocimientos y técnicas en la historia de la humanidad, y fue precisamente en Japón donde se dio la mejor solución al problema del estarcido, cortaban dos papeles exactamente iguales para cada diseño que deseaban copiar, encolaban una trama de cabello humano sobre uno de ellos, de forma que mantuviese todas sus partes en la posición correcta, y el segundo papel recortado se encolaba sobre el primero por el lado contrario al del cabello. De esta forma transferían complejos diseños a telas y vestidos, haciendo pasar el colorante a través de las zonas abiertas de la plantilla sobre cualquier superficie. Posteriormente, a mediados del S. XIX, se cambió el cabello por la seda, de ahí proviene su nombre: sericum (seda, en latín) graphe (escribir, en griego).


La evolución al sistema como lo conocemos hoy en día se dio en Europa a finales de siglo XIX, con la llamada “impresión a la lionesa”, por ser ahí el lugar donde se imprimía sobre telas. Durante la primera guerra mundial se usó para imprimir banderas. La técnica floreció en Estados Unidos gracias a su bajo costo de producción, lo que permitió su acceso y aceptación con los inmigrantes. Al sistema se fueron añadiendo técnicas, como el uso de películas fotográficas, brindando nuevas posibilidades a las impresiones. La serigrafía como sistema de impresión ha evolucionado gracias a sus posibilidades de uso, en cuanto a materiales aplicables es sumamente versátil, prácticamente se puede imprimir sobre cualquier material, siempre y cuando la superficie lo permita, pues se han desarrollado una gran variedad de tintas, con diversos acabados y efectos.


Durante su desarrollo no solamente ha servido para la industria o con fines comerciales, multitud de artistas han echado mano de este sistema, artistas como Paolozzi, Warhol, Rauschenberg, Hamilton, Kitaj y Tilson. En México es un sistema que tiene prácticamente 3 décadas de evolución, pero hoy en día contamos con excelentes impresores, que rivalizan con cualquier maestro a nivel mundial.


Con este artículo doy por iniciado una serie en la que iremos conociendo más sobre el sistema, la técnica, los materiales, el equipo y algunos de los principales impresores y talleres,  tanto a nivel nacional como internacional, así como algunos diseñadores y artistas que se valen de la serigrafía como medio de expresión o comunicación.