Universal AJAX Live Search

No sólo de plagio vive el diseño

Últimamente, ya sea por las facilidades que nos da internet de encontrar más información o por un aparente aumento en la falta de ética profesional, nos encontramos cada vez con más casos en donde vemos cómo hay plagio dentro del mundo del diseño, y lo más alarmante es que ya no es sólo en China, capital de la piratería y el plagio del mundo mundial, sino que lo empezamos a ver cada vez más como una práctica común.

Así es China, we’re on to you! ¬¬…

Aún cuando estamos de acuerdo en que no hay nada totalmente nuevo, y en que es totalmente válido el buscar inspiración en el trabajo ajeno, es innegable que muchas veces esta barrera entre la inspiración y el plagio es cada vez más tenue, teniendo como resultado trabajo que es, en el mejor de los casos, de dudosa procedencia.

En este artículo revisaremos qué es lo que implica inspirarse en algo, ya sea un estilo gráfico o recurrir a lugares comunes que llegan a tener el grado de icónico, pasando por lo que nos quieren hacer creer que es inspiración, pero que realmente implica un plagio.

Antes que nada, es importante el saber qué es el plagio para poder elaborar nuestro punto. Plagio es copiar en lo sustancial ideas, palabras, obras y demás de un tercero, haciéndolas pasar por propias. Así, cuando alguien plagia prácticamente lo que hace es agarrar una idea ajena y hacerla pasar por suya. La inspiración, por otro lado, admite que los conceptos o ideas tienen una base en trabajo de alguien más, y lo único que busca es una reinterpretación de los lugares comunes existentes.

La polémica entonces inicia al tratar de ver qué es lo sustancial de la idea, cuál es la parte importante de ella que al ser reproducida puede decirse que es propia o que es ajena, y en el campo de lo gráfico es un tanto más delicado todo ésto, ya que todo aquello que puede ser visto, es más fácil de ser comparado uno con otro, y decidir así por nuestra cuenta qué es plagio y qué no lo es.

Para muestra un botón (o bueno, dos porque estamos de buenas :P)

En este último año, en México ha sido cada vez más evidente el caso notorio de plagios, teniendo como ejemplos más representativos el logo de la Feria de León, y más recientemente, el logo del alcalde electo en Huatabampo, Sonora.

Empecemos exponiendo el caso de la Feria de León. El gobierno de León encargó la imagen de su feria a una agencia llamada D´mente, para lo cuál pagó una suma de 200 mil pesos. Los creativos de dicha agencia entregaron el logotipo final, el cuál tiene un “impresionante parecido” al logotipo hecho para el Puerto de Odessa en Ucrania. Éste fue un caso muy sonado en las redes sociales, tanto que llegó a oídos de la agencia D´mente, y al creador del logo original de Ucrania, Stefan Gurtovoy.

La agencia afirmó que se “basaron en una plantilla” para desarrollar la imagen de la Feria de León, negándose a dar detalles al respecto (nada tontos, dirían algunos, incluyéndome a mi). Por su lado, Stefan declaró que eso no era posible, ya que todos los elementos que componen al logo de Odessa el mismo los trazó a lápiz para después proceder a vectorizarlos. La conclusión: la agencia devuelve el dinero que cobró al patronato de León, el gobierno de León decide usar esa imagen de todos modos, y tenemos a un Stefan muy decepcionado que no puede hacer nada al respecto debido a la distancia que los separa.

El logo de la Feria de León, como lo podemos ver en la imagen, tiene un símil demasiado grande con el logo del Puerto de Odessa en Ucrania, usando el mismo tratado semiótico y formas demasiado similares como para poder decir que simplemente trataron un concepto de modo muy similar. Internet, dependiendo de la moral del que lo use, puede ser un gran lugar para encontrar inspiración y ver distintos tipos de trabajo alrededor del mundo, o un lugar para robarse el trabajo de otras personas y hacerlo pasar por propio.

El segundo caso es el del municipio de Huatabampo en Sonora. Debido al cambio de gobierno reciente en la ciudad, se solicitó al estudio Solo Diseño de Hermosillo Sonora, que realizaran un emblema, que en palabras de Rogelio Preciado, director de Comunicación Social del municipio “representara la alegría, que invitara a la unidad de los huatabampenses, un logo que representara también esperanza, pues éste es el segundo municipio de Sonora”.

La solución gráfica a la que llegó el estudio de diseño fue representar esto mediante dos figuras humanas estilizadas, que unidas formaran un círculo y usando como basse colores verdes y naranjas, con un especie de estela en la cual uno de los colores es el azul y arriba tres estrellas azules, similares a las utilizadas en el logo oficial del Gobierno del Estado.

La propuesta aceptada fue la siguiente:

El problema con ésta propuesta, es que presenta un “ligero” parecido con una imagen “algo” reconocida en el mundo: La imagen representativa de los juegos olímpicos que se realizarán en Río en el 2016.



¡Fok!

La reacción en las redes sociales no se hizo esperar, ya que este “parecido” rayaba en lo absurdo, al manejar no sólo el mismo concepto para realizar el logo, sino que literalmente usaron las mismas figuras, presentando modificaciones muy ligeras y manteniendo hasta el mismo esquema cromático.

El “autor” del logo, Abelardo Gonzales, ante las acusaciones de plagio, comentó en su perfil de Facebook:

Haber a esos criticones, qué quieren con el logo?.una letra hace la diferencia entre un plagio o no.sino ahi estan las autoridades de patentes y marcas registradas.digo si su ignorancia les permite pensar…”[sic].

Fuertes declaraciones.

Por su parte, el gobierno de Huatabampo, aunque en primera instancia pensaba quedarse con el logo que les presentó Solo Diseños, finalmente recobraron el buen juicio, y decidieron cortar relaciones con esa empresa usando en su lugar el siguiente logo para representar a su municipio:



En el nuevo logo podemos ver a los integrantes del municipio dándose un high five por haber cambiado de logo, ¡bien bajado ese balón Huatabampo!

Del otro lado de la moneda

En los dos casos anteriores, podemos ver pruebas que indican que es plagio lo que aconteció en ambos casos, pero un hecho no tan conocido, es que a los autores del logo de Rio 2016 también fueron acusados de plagio.

En el 2011, el creador del logo olímpico y socio director del estudio Tátil, Fred Gelli, fue acusado de haber plagiado el logo olímpico al haber copiado la imagen de una fundación en Colorado denominada Telluride Foundation. Aunque hay similitudes en el tratamiento de ambos logos, el parecido se queda en la parte conceptual, debido a que la aplicación del logo aunque puede llegar a presentar similitudes, son sustancialmente diferentes.



Si a esas vamos, ambos son culpables de “plagiar” la pintura de Matisse de “La danza”.



Esta acusación de plagio nos muestra otra cara de la moneda, ya que al haber un acercamiento tan grande debido a los medios electrónicos, y en un especial caso con internet, pueden reunirse una cantidad mucho mayor de recursos que nos pueden servir de inspiración, y por otro lado, nos puede mostrar propuestas en distintos países que presenten semejanzas, y no necesariamente por eso sean plagio. Otro ejemplo de una exageración con respecto a los derechos de autor es la polémica de Apple y Samsung, en donde Samsung “copió” el diseño del iphone, al hacer uso de un rectángulo con esquinas redondeadas. Así es, aparentemente Apple patentó el diseño de aparatos que son rectángulos con esquinas redondeadas , lo cuál es simplemente absurdo.



Efectivamente, si vemos los dos tirados en la calle, son tan parecidos que los confundiríamos, con eso de que son rectangulares, y con esquinas redondeadas, y no olvidemos el color tan característico de Apple…  - Imagen vista en: http://mexico.cnn.com/tecnologia/2012/08/24/samsung-debera-pagar-1000-millones-de-dolares-a-apple-por-patentes

Enfrentándonos a una aparente crisis de creatividad.

Todos estos casos pueden dar como resultado la apariencia de que hay una gran falta de creatividad en general, lo cuál se puede ver apoyado más gracias a un estudio que Adobe publicó en este año, en donde proponen la tesis de que hay una brecha en la creatividad, en donde las más importantes conclusiones para los fines de éste artículo fueron:

-La creatividad es imprescindible para un crecimiento tanto social como económico.
-En el trabajo hay una creciente presión hacia ser más productivo que creativo.

Aquí encontramos una de las más grandes contradicciones que afectan al diseño en general: se espera que los trabajos de diseño sean sumamente creativos, pero lo que en realidad se valora en las empresas no es la creatividad de las personas, si no su productividad. El querer cumplir metas que correspondan más hacia la productividad, puede resultar en que las propuestas de diseño sean limitadas, dañando gravemente la creatividad.

Entonces, podemos decir que el problema real no es una falta de creatividad per se, el verdadero problema es que las compañías no dan el tiempo suficiente para que se gestionen las grandes ideas, si no que al perseguir el ganar más dinero, comprometen el potencial de las ideas apresurándolas y no dejando que sean todo lo que puede ser.

Ya como conclusión para no aburrirlos más…

Vivimos en una gran época, en la que los avances en comunicaciones, y en especial el caso de Internet, nos permiten tener una gran cantidad de recursos visuales en los cuáles nos podemos inspirar, pero esto puede resultar ser un arma de doble filo, ya que hay personas cuya ética es dudosa, lo que les posibilita pasar trabajos ajenos como propios y abusando de la ignorancia de las personas que compran esos diseños.

La creatividad puede verse comprometida en el área laboral, pero en el trabajo personal y en el que nos apasiona, esto no es el caso, ya que tenemos la oportunidad de dedicarle el tiempo necesario, y es por esto que para la mayoría de los diseñadores, sus trabajos más impresionantes vienen como resultado de uno o varios proyectos personales, ya que en éstos proyectos invierten el más preciado recurso del que se vale la creatividad, el tiempo.